El estudio aviva la salud de nuestro cerebro

Varias investigaciones avalan que el estudio, el aprendizaje y sumar conocimientos académicos nos ayudan a mantener nuestra mente viva, lúcida, así como es una forma excelente de ejercitarla, pero, además, en el mundo en que hoy en día vivimos caracterizado por un mercado laboral y profesional altamente competitivo. Así, la educación y el saber juegan un papel muy importante y nos reportan enormes beneficios, pues con ello accedemos a nuevos conocimientos que nos facilitarán el desarrollo de habilidades que nos permitan conseguir los objetivos fijados, alcanzar metas de realización personal y profesional, ser más competitivos laboralmente, acceder a nuevas ciencias, conseguir mejores trabajos…

Por ello, si lo que deseas es formarte y estás preocupado por la calidad de las áreas de docencia e investigación, nosotros te recomendamos que eches un vistazo a la Escola universitària Formatic Barcelona, donde encontrarás un centro educativo privado adscrito a la Universidad de Girona, cuyo objetivo es formar a su alumnado en los ámbitos del turismo, la comunicación y la empresa, para su posterior inserción en el mercado laboral nacional e internacional, ofreciendo la posibilidad de formarse en inglés, francés, alemán, italiano, ruso, chino y japonés. Por lo que ofrece un aprendizaje no solo de conocimientos técnicos, sino que también de idiomas, algo fundamental en la actualidad, de ahí nuestra recomendación. 

El aprendizaje de varios idiomas, además de facilitarnos la comunicación, también tiene un efecto positivo para el cerebro, es un buen entrenamiento para él, pues nos ayuda a mantener la mente activa en todo momento, aumenta la capacidad de concentración de las personas y ayuda a desarrollar diferentes estrategias, métodos o trucos para facilitar el estudio de la gramática, la estructura semántica o el vocabulario, por lo que hará que el cerebro se prepare y entrene para resolver con mayor rapidez y agilidad mental todo tipo de problemas. Además, en las personas adultas hay estudios como el realizado por el University College de Londres que avalan que si se habla más de un idioma se presenta una mayor flexibilidad cognitiva, con lo que una persona se puede adaptar mejor a circunstancias nuevas o cambiantes y ayuda a retrasar los efectos del envejecimiento, previniendo o retrasando enfermedades neurológicas degenerativas tan importantes como la demencia senil o el Alzheimer, según dictaminan también estudios realizados por un grupo de expertos de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS). Y es que no solo hay que entrenar el cuerpo, sino también la mente.

Ya vimos que estudiar y mantener nuestra mente abierta es bueno, pero, ¿qué puede suceder si no nos organizamos?, ¿si no planificamos el estudio? Tendremos un bajo rendimiento debido al cansancio, a la falta de sueño, dolores de cabeza, sueño, etc. Por ello es sumamente importante saber estudiar. Así, la base de todo estudio es la planificación, por ejemplo: 

  • Establecer un calendario: saber el número de temas que tienes que estudiar, tener en cuenta el nivel de dificultad de cada uno para asignarle en función de ello un mayor o menor tiempo de estudio, establecer un número de horas al día dedicadas al estudio, estableciendo también unos tiempos de descanso.
  • Comenzar el estudio por los temas o tareas que resulten más duros. En el momento de comenzar a estudiar estarás más descansado, más despejado, con lo que te resultará mucho más fácil concentrarte y dedicarle más atención a la tarea que tienes por delante. Una vez que haya terminado con ella, puedes seguir con temas más ligeros o fáciles para de comprensión.
  • Haz resúmenes. Hacer esquemas o pequeños resúmenes en un papel nos obliga a repasar mentalmente todo lo que hemos estudiado, además de guardar una imagen fotográfica simple realizada por nosotros en el cerebro.
  • Aprovechar el tiempo libre. El descanso es muy importante, nos ayuda a que se pose y se procese en nuestro cerebro toda la nueva información obtenida. Caminar, correr, hacer ejercicio, pasear al aire libre son unas buenas opciones para oxigenar y descansar la mente con lo cual te estarás preparando para procesar y retener una nueva información, a la vez que os ayudará a recuperar fuerzas para seguir estudiando, por ello es tan importante aprovechar al máximo el tiempo libre disponible.

¿Qué otras consideraciones se deben tener en cuenta en el estudio?

Además de las que os hemos mencionado con anterioridad, a la hora de estudiar cabe destacar que también se han de tener en cuenta estas otras consideraciones:

  • Mantén alejadas las distracciones. Para poder concentrarte aleja de tu mesa o espacio de estudio el teléfono móvil, la televisión, la radio…, en definitiva, todo aquello que pueda servirte de distracción. 
  • Explícale el temario a otra persona. Esto te servirá para asimilar mejor lo que has aprendido, al mismo tiempo que podrás detectar fallos o puntos que creías aprendidos y en los que aparecen dudas.
  • Dormir. Se necesita dormir y poder descansar para poder asimilar y procesar todo lo que hemos estudiado, por lo que no debemos acostarnos a horas intempestivas sobre todo el día antes de tener un examen, puesto que los nervios y la falta de descanso nos traicionarían.       

Deja un comentario