El dolor de espalda es una sintomatología que padecemos todos alguna vez, de hecho es bastante común, y es causada sobre todo por las malas posturas que adoptamos al sentarnos y en muchas ocasiones también mientras caminamos.

Como casi el 80% del mundo occidental, la mayor parte de la población sedentaria sufre alguna vez estas molestias y muchas personas las padecen casi a diario, de forma crónica. Esto se debe al estilo de vida actual que lleva a mucha gente de pasar varias horas del día sentada frente a un ordenador. Asimismo, un estudio publicado por Scoliosis and Spinal Disorders enumera problemas fisiológicos y mentales entre otras causas potenciales del dolor de espalda crónico, siendo la cura por excelencia para este mal, la practica de ejercicios suaves que nos ayuden a sentirnos mejor.

Lo bueno de este tipo de ejercicios es que puedes practicarlos en tu casa, sin ningún tipo de equipo especial y no quitan mucho tiempo, por eso deberías procurar hacerlo al menos una vez por la mañana al levantarte y otra por la noche. Sigue leyendo y entérate cuales son.

Ejercicios para aliviar el dolor de espalda

A pesar de que la principal recomendación ante el dolor de espalda es la revisión por parte de un especialista, Centro Avance, expertos en fisioterapia y rehabilitación, nos ofrecen algunos ejercicios que podemos hacer en casa para sentir algo de alivio.

Pie al pecho

Pies al pecho

Es un ejercicio muy similar al anterior, con la diferencia que, en esta variación, en lugar de alternar las piernas, las juntamos y tratamos de acercar al pecho a la vez.

Piernas dinámicas

Puente

La postura de la vaca

Piernas cruzadas

Estiramiento de espalda

La plancha

Este quizá es uno de los ejercicios más importantes, ya que fortalece la zona media y más allá de aliviar el dolor de espalda, evita que vuelva a aparecer:

Ejercicios para fortalecer la espalda

Otra clave para aliviar y evitar los molestos dolores de espalda, es mantenerla fuerte y sana. Para esto debemos realizar una serie de ejercicios que le ayuden con su postura y vitalidad.

Los ejercicios para fortalecer la espalda no solo permiten tonificar los músculos de esta zona del cuerpo, sino que, además, ayudan a prevenir lesiones y dolencias.

Es muy importante que si no estamos acostumbrados a hacer ejercicio, es fundamental que no los forcemos y vayamos poco a poco, de forma que evitemos lesiones

Lo bueno es que si no tenemos la costumbre o el tiempo para hacer ejercicio a diario, es posible planear una sencilla rutina que, sin necesidad de máquinas o herramientas profesionales, incrementará la resistencia de tu espalda, a la vez que reducirá la tensión y rigidez.

El equipo de entrenadores personales de Pau Sala nos comparte cinco buenas técnicas para que practiques al llegar a casa después de trabajar, o bien en tus ratos libres, con las que lograrás resultados muy efectivos, además que te ayudarán a sentirte mejor en el día a día.

1. Plancha

Este ejercicio, que ya vimos anteriormente por su efectividad para el alivio del dolor de espalda, también puede emplearse para fortalecer los músculos de esta zona. Esto porque la plancha es un ejercicio que demanda el esfuerzo de varios grupos musculares, en especial los de la espalda baja y el abdomen.

Según una publicación de Harvard Health Publishing, trabajar estos músculos es parte no solo de la prevención del dolor de espalda, sino también de los programas de rehabilitación.

2. Piernas hacia el pecho

El ejercicio de las piernas hacia el pecho, que tanto ayuda a aliviar el dolor de espalda, también ayuda a tonificar los músculos abdominales y, a la vez, a aumentar la flexibilidad de la cadera y la zona lumbar. Además, es muy útil para calmar la tensión en la parte baja de la espalda, en especial cuando se siente rigidez y dolor.

3. Plank contralateral

El plank contralateral, al que también se le conoce como el “Superman”, es un ejercicio de resistencia física que ayuda a fortalecer los músculos de la espalda, el abdomen y los glúteos. De hecho, según indica un estudio que publicó el Journal of Strength and Conditioning Research, es uno de los más efectivos para mejorar la estabilidad de la espalda baja:

4. Flexión de cadera

La flexión de cadera es un movimiento que, además de tonificar los glúteos, aumenta la resistencia en las piernas y la espalda. Así, al igual que el resto de los ejercicios que te hemos recomendado, si lo prácticas de forma regular te ayuda a fortalecer la espalda, mejorar la postura y disminuit la rigidez.

5. Flexiones

Aunque es la creencia común, las flexiones de pecho no se centran únicamente en los pectorales; de hecho, según un estudio publicado por Medicine & Science In Sports & Exercise, también trabajan los músculos de los brazos y la espalda, todo dependiendo de la variante que se realice.

En este caso, nos referiremos a las flexiones con apoyo ancho que son las que ayudan a fortalecer la espalda, los hombros y, en general, la parte superior del cuerpo.

Eso sí, este se trata de un ejercicio para el que se necesita resistencia física, ya que se requiere fuerza para levantar y sostener el cuerpo en movimientos repetitivos:

Para finalizar, debes tener siempre en cuenta que es fundamental realizar ejercicios de calentamiento antes de comenzar a ejercitar, así como realizar estiramientos al finalizar cada sesión. Estas dos acciones contribuyen a reducir el riesgo de ciertas lesiones y de sufrir dolor posejercicio, de acuerdo con una investigación que publicó Sports Medicine.

Deja una respuesta