A favor o en contra de los vientres de alquiler

El debate de los vientres de alquiler siempre está presente en nuestra sociedad. Normalmente cuando llegan las elecciones es cuando más salen a la palestra, pero también es cierto que, de vez en cuando, los políticos quieran que esté presente el tema. Algunos partidos se posicionaban en un lado u en otro. ¿y tú, dónde te posicionas? Aquí te vamos a dar una serie de pensamientos para que te puedas hacer una idea si no tienes un pensamiento seguro.

Qué es el vientre de alquiler

La gestación subrogada, maternidad subrogada, gestación por sustitución, vientre de alquiler o subrogación es la práctica por la que una mujer acepta quedarse embarazada, llevar la gestación a término y dar a luz a un niño, todo ello para otra persona o pareja, las cuales son o se convierten en progenitores del niño. Como te decimos, desde su comienzo como práctica comercial en los años 1970, la gestación subrogada suscita fuertes controversias éticas, legales y sociales. Las últimas encuestas indican que un 87% de la población española está a favor de la gestación subrogada.

A favor del vientre de alquiler

Las personas que están a favor del vientre de alquiler hablan de que una técnica de reproducción asistida que se lleva desarrollando en varios países desde hace más de 30 años, sin que ello haya generado una problemática específica.

Sirve para las parejas que desean tener hijos, y que por múltiples razones no pueden hacerlo por sus propios medios, tener hijos biológicos. Un pensamiento muy frecuente es que al igual que donamos órganos. E incluso se donan óvulos, “lo cual hoy en día nos parece absolutamente normal” aseguran desde la clínica Ividono. De esta manera se puede ayudar a otra persona a gestar su hijo, con el que la gestante no mantiene vinculo genético alguno.

Está siendo reconocida cada vez en más países, y en nuestro entorno más cercano lleva desarrollándose desde 2004 en Grecia y en Reino Unido sin mayores problemas ni rechazo por parte de la población.

En un momento en que las tasas de natalidad están por debajo del índice adecuado fomentar estas técnicas ayuda a aumentar el número de nacimientos. Así evitaremos que la población vaya envejeciendo y nos quedemos sin niños. Además, es un proceso más sencillo que la adopción internacional, que permite a muchos padres serlo, en lugar de quedar incluido en largas listas de espera de las que nunca saldrán.

En contra de los vientres de alquiler

Sin embargo, hay movimientos muy importantes que creen que los vientres de alquiler es un perjuicio para la sociedad. Estos son algunos de sus pensamientos y razonamientos.

La maternidad subrogada consiste en que una pareja, no importa su composición o una sola persona, o el número qué sea, contratan a una mujer para que geste durante nueves meses una criatura. Es decir, que se le implante y sobreviva un embrión proveniente de un óvulo fecundado por un espermatozoide cuyos orígenes pueden ser diversos. En el camino, suelen morir varios embriones hasta conseguir que uno sobreviva.

  • Es un desprecio a la dignidad de la mujer al producirse un mercadeo con ella. Por eso se llama a este sistema de reproducción como el de vientres de alquiler.
  • El cuerpo de la mujer se convierte en un objeto. Además se piensa que se mercantiliza el deseo de ser padres.
  • En caso contractual y con un hijo con problemas, se le podría obligar a la mujer que ofrece el útero a desprenderse del hijo. Cómo si ser madre fuese una cuestión banal.
  • No se puede garantizar el derecho de la madre gestante a no sufrir las consecuencias psicológicas de un posible aborto.
  • El niño se convierte, así, en objeto pues se mercantiliza con él, tiene un precio.

Ya has visto qué cada parte tiene sus razones a favor o en contra. Las dos posturas son respetables, sin embargo, cuando acuden al Congreso en forma de ley siempre hay lío. Por ejemplo, el PSOE dice «no a los vientres de alquiler» y persigue a las agencias que ofrecen este servicio. El Partido Socialista dedica un epígrafe de su programa electoral a la gestación subrogada, bajo el título ‘Decimos NO a los vientres de alquiler’ y anuncia que actuará contra las agencias que ofrecen cada año a cientos de familias españolas tener bebés por gestación subrogada en otros países, «a sabiendas que está prohibida en España».

Deja un comentario