Los hoteles más originales

Hay hoteles lujosos, hoteles con grandes servicios, resorts con piscinas increíbles y todo tipo de alojamientos que seguro harán las delicias de los huéspedes en todo el mundo. Pero hoy no venimos a hablar de lujo o piscinas, sino de originalidad. Hoy en día conseguir clientela, en cualquier sector y en cualquier ámbito, es algo que suele ir de la mano de una buena campaña publicitaria, de marketing o de promoción, pero también del boca a boca, del hacer algo diferente que llame la atención, y por eso estos hoteles ofrecen experiencias únicas.

Burbujas

¿Te has imaginado alguna vez cómo sería vivir dentro de una de esas pompas de jabón que hacemos de niños? Pues ahora puedes comprobarlo gracias al hotel Mil Estrelles, en Girona. Hay otros hoteles similares por todo el mundo, incluso uno situado en el Polo Norte, pero este tiene algo especial: está en España y es más accesible que otros. Se trata de una burbuja en la que encontrarás todo tipo de comodidades, instalada en plena naturaleza, en un entorno rural envidiable,  y gracias a ello podrás dormir bajo las estrellas sin tener que renunciar a nada.

De esquimales va la cosa

¿Y si pudieras dormir en in iglú? Esa es la idea que han puesto en marcha en un hotel de Zermatt, Suiza. Cada año se construye una aldea de iglús donde los clientes pueden alojarse y luego, al llegar el calor, se derriten. Estos iglús se conectan entre sí con túneles y además, varios artistas internacionales decoran los espacios interiores creando obras de arte sobre le hielo.

Sobre una muralla romana

El Hotel Mercer Barcelona se encuentra ubicado en un conjunto de edificios de gran valor arquitectónico construidos sobre una parte de la muralla romana de la ciudad condal. Si nos alojamos en él, podemos contemplar arcos medievales y frescos originales del siglo XII. Y todo eso sin perder ni un solo servicio.

En un palacio de sal

¿Y si durmieras en una habitación hecha de sal? En Bolivia, en pleno desierto de sal, el Salar de Uyuni,  podemos encontrar el hotel Palacio de Sal, construido enteramente con este material así que ya sabes, si tienes pensado tener vacaciones y además, hacer alguna que otra sesión de haloterapia, en este hotel lo tienes todo en uno.

En prisión

No se trata de un escenario recreado sino de una prisión real construida en 1862. El Jailhotel, en Lucerna, Suiza, nos permite experimental la sensación de pasar una noche en una celda. Puedes elegir hacerlo tal y como lo hacían los presos de la época, o puedes ser un poco más “cool” y elegir una de sus estancias VIP, donde tendrás todas las comodidades que necesitas.

En un fuerte militar

La verdad es que este hotel da mucho más miedo que los anteriores. Al menos a mí me lo da. Se trata de una fortaleza real ubicada en Reino Unido que fue edificada a finales del S.XIX. Se llama No Man´s For, y cuenta con 22 habitaciones a las que solo se pueden acceder por mar. Eso sí, también tiene discoteca, y terraza. Todo un lujo.

En un barco

Hoteles barco también hay muchos por el mundo, pero ningunos son como los barco-casa de Amsterdam. Hay quienes viven en ellos todo el año pero si quieres puedes alquilar alguno para pasar tus vacaciones. Tienen de todo, no te faltará de nada, y además vivirás una experiencia única.

En pleno medievo

El Castillo del Buen Amor, en Villanueva del Cañedo, cerca de Salamanca, es un castillo medieval que se ha reconvertido en hotel con 44 habitaciones de lujo. Dispone de todo lujo y servicios que podamos imaginar, pero lo interesante es sentirte con el medievo, rodeado de muros gruesos de piedra, una magnífica torre del homenaje y un foro de 15 metros de ancho.

Como un buzo

¿Y si pudieras dormir bajo el agua? Hay algunos acuarios que ya lo permiten, como el oceanográfico de Valencia, pero ninguna experiencia será tan especial como la que puedes vivir en el Utter Inn, un hotel ubicado en el lago Mälaren, en Suecia, que solo tiene una habitación sumergida bajo el agua con vistas panorámicas de todo el lago.

En una torre de televisión

Está en la Republica Checa y es una antigua torre de televisión que se alza en la cima de la montaña Jested. Ahora, además de la emisora de televisión que la construyó, tambie´n podemos encontrar un hotel y un restaurante para poder dormir en el cielo a más de 1000 metros sobre el nivel del mar.

¿Y tú, en qué hotel pasarías una noche especial?

Deja un comentario