La logística, una parte fundamental en el desarrollo económico de las empresas

La economía mundial está viviendo unos periodos convulsos en los que no se sabe que es lo que puede ocurrir al día siguiente, por lo que todas las empresas del mundo han de actuar con la cautela suficiente para poder estar prevenidas en el caso de que ocurra una nueva recesión como la vivida en los últimos años. Es por ello por lo que las empresas más grandes buscan hacerse con una mayor cantidad de liquidez y es que quieren estar prevenidas ante posibles recesiones, puesto que, de esta forma, aunque les afectará, la realidad es que será en menor medida. Así, como os decimos, la economía no pasa por momentos fáciles y cada vez son más las compañías que ven en la logística, una parte fundamental y un hilo de esperanza en el desarrollo económico a corto y medio plazo, de tal forma que se apoyan en la internacionalización y en la economía global para que su futuro pueda estar cargado de esperanza. Es por todo ello por lo que a lo largo de las próximas líneas os queremos explicar en que consiste la logística y como ayuda a las empresas a crecer.

Hasta no hace muchos años, todos nosotros acudíamos a las tiendas de nuestros barrios a comprar todo aquello que necesitábamos para nuestro día a día y en ellas encontrábamos lo que precisábamos o, en el caso de que no lo tuviesen, volvíamos al día siguiente o cuando nos indicasen, sin embargo, en la actualidad, esta costumbre ya forma prácticamente parte del pasado y es que lo que se lleva hoy en día es que nos lleven a casa todo aquello que compremos a través de la red. Esto se debe a que durante los últimos tiempos la tecnología se ha ido expandiendo a pasos agigantados y, con ella, la estandarización de nuevas formas de proceder. Es por ello por lo que muchos visionarios vieron en internet un nicho de mercado en el que poder poner sus productos a la venta, algo que, en la actualidad, ya supone un gran porcentaje de las transacciones que se realizan cada día en el planeta. 

Sin embargo, la realidad pasa porque para que todas estas compañías puedan servir sus productos a los clientes que los compran, estas han de contar con potentes sistemas logísticos que sean capaces de abastecer toda la demanda existente, la cual, todavía está en fase ascendente. Pero no solo estos visionarios del comercio dependen de la logística, sino que también les afecta a otras empresas tan consolidadas en el planeta como las factorías de vehículos, las cuales llevan años descentralizando sus producciones y, con ello, generando una mayor dependencia de las empresas de logística. Así, si este también es vuestro caso, nosotros os animamos a que, al igual que las grandes empresas, penséis a lo grande y es que esta es la única forma que existe para crecer y poder prosperar en unos tiempos tan complejos y en los que hay tanta competencia debido a la globalización. Por todo ello, nuestro consejo pasa porque confiéis en StarCargo vuestra logística y es que esta es una empresa profesional con experiencia en transportes marítimos, aéreos y terrestres, por lo que, con sus servicios, siempre tendréis cubierto el problema del envío de los productos a los clientes de forma efectiva y segura, algo que, sin duda, las empresas o personas que reciban la mercancía agradecerán.

Pero como os decimos, la economía está viviendo uno de los momentos más complejos de los últimos y prueba de ello es que ni siquiera las empresas más grandes quieren dejar de perder una oportunidad de mercado. Y es que, en la actualidad, el progreso hace que las compañías deban servir sus productos en 24 horas en la mayoría de los casos, sin embargo, en otros, este plazo se reduce hasta las dos horas. Es por ello por lo que el gigante del comercio online, Amazon, abrirá en O Porriño su primera planta logística gallega que prevé dotar de envíos ultrarrápidos a Galicia y el norte de Portugal, para así poder cumplir las expectativas actuales. 

La internacionalización, otra de las claves de éxito

La internacionalización de las empresas es otra de las claves de éxito que han se seguir las empresas para poder ser competitivas en el futuro y es que, tal y como os decimos, en una época de comercio cada vez más globalizada, toda aquella empresa que quiera posicionarse en lo más alto y seguir siendo competitiva, ha de tener unos planes de expansión y crecimiento definidos, puesto que de lo contrario podría verse superada en pocos meses. 

Mayoristas en pie de guerra

La moda mayorista española está viendo mermador sus ingresos en pro de los mayoristas chinos que, bien a través de grandes almacenes de productos de importación asiática o bien a través de las diferentes plataformas web como Aliexpress o Alibabá, están copando el mercado. El emprendedor español ha visto en la moda china, que imita las tendencias americanas y europeas, una buena baza de negocio pues pueden comprar por “tres pesetas” y vender a diez, lo que significa un ahorro importante para el cliente, lo que lo convertirá en asiduo a su nueva tienda de ropa.

Ahora bien, ¿hablamos de la misma calidad? Pues por raro que pueda parecer a muchos amantes del “made in Spain”, todo depende de a quien se compre las prendas y, por supuesto, de valor que tengan las mismas. En China, del mismo modo que ocurre en nuestro propio país o en la tan famosa moda italiana, hay calidades, y podemos encontrar prendas confeccionadas con muy buenos tejidos que, a priori allí tampoco son baratas, pero que aquí costarían el triple. No obstante, la realidad es que el 80% de los minoristas españoles que compran a mayoristas asiáticos lo hacen buscando la economía y no la calidad, por lo que hablamos de prendas que ahora se llaman “de temporada”.

Las “prendas de temporada” son aquellas que suelen durar en buen estado precisamente eso, una temporada, y lo curioso es que por mucho que a algunos nos pueda parecer una locura comprar un pantalón en mayo para tirarlo a la basura en octubre, la realidad es que hay muchas personas que prefieren este modus operandi por dos razones. La primera, se apañan la temporada con muy poca inversión, y la segunda, tienen la posibilidad de hacer cambio de fondo de armario cada pocos meses.

Pero las “prendas de temporada” no son solo aquellas provenientes de Asia, también las encontramos aquí en grandes superficies como Primark. Dentro de este gran gigante de la moda encontraremos ropa de buena calidad a un precio bastante asumible y otras prendas a precios tirados por el suelo: camisetas a 2 y 4 euros, pantalones vaqueros a 6, pijamas a 5, etc. Lógicamente, las camisetas a 2 euros del Primark te sacan del apuro y te pueden acompañar todo el verano a la playa, a la piscina, o a tomar un helado, pero cuando llega el otoño es mejor tirar las camisetas a la basura que guardarlas, al menos en su mayoría. NO ocurre lo mismo con otro tipo de prendas de Primark, que quede claro, ya que como en China, España e Italia, también tienen “calidades”.

La batalla ha comenzado

De este modo, el mayorista español tiene dos opciones, unirse a ellos o contratacar. Si se une a ellos deberá empezar a introducir en sus colecciones prendas confeccionadas con tejidos baratos que les permitan venderlas a un coste muy económico y así conseguir que los pequeños empresarios que viven de las “prendas de temporada” les compren también a ellos. Si deciden contratacar, deberán apostar por la calidad de sus productos dejando claro que comprarles a ellos es sinónimo de durabilidad, moda y diseño.

HHG, fabricante de moda al por mayor, es de la opinión de que si rebaja la calidad de sus colecciones acabará perdiendo la clientela fiel que tiene ahora en favor de una clientela que tirará la toalla en un corto espacio de tiempo, y los que no lo hagan, acabarán pasándose de nuevo a las colecciones de ropa de mayor calidad una vez que se hayan asentado en el sector. Además desde HHG critican las “prendas de temporada” en base a algo que debería hacernos pensar a todos, el medioambiente. Queremos reducir los residuos, reciclar más y ser lo más ecológicos posibles y, sin embargo, nos planteamos la posibilidad de estar cambiando nuestro fondo de armario cada 5 o 6 meses. Es incongruente.

Pero el problema es que la decisión de optar por un tipo de ropa o por la otra no depende del conjunto de la sociedad, una decisión que podría tomarse en base a un razonamiento lógico, sino que depende de cada individuo y los jóvenes, chicos y chicas, tienden a elegir la opción de poder cambiar su vestuario cada poco tiempo en lugar de optar por comprar prendas de calidad que les duren años y años en buen estado. Las modas pasan, y ellos quieren estará  a la moda, es así de sencillo.

¿Y tú , qué tipo de ropa prefieres?