Comprar casas antiguas y reformarlas, solución en tiempos de crisis

Tras una crisis sanitaria y económica que ha dejado muchos bolsillos tiritando, nuestras necesidades básicas urgen que sigan cubiertas a pesar de las dificultades que ello pueda conllevar. Muchas personas se han quedado sin trabajo y tienen que seguir pagando un alquiler o una hipoteca y sus respectivas facturas; otros han tardado meses en recibir la ayuda de los ERTE y aún así tienen que afrontar un enorme pago tras presentar la declaración de la renta; otros han sufrido pérdidas humanas realmente importantes y, con ello, han perdido al sustentador económico de la familia… En resumen, muchas son las personas que están pasando dificultades para vivir con todas las necesidades cubiertas y han tenido que optar por cambiar radicalmente de vida.

Ya hemos visto que se ha producido un éxodo de las grandes ciudades hacia la España vaciada, donde el trabajo es más estable, las casas más baratas y en tren de vida en general no es tan exigente. Y es que allí, las casas son más baratas, los servicios más asequibles y en muchas ocasiones no se generan gastos de contribución o de comunidad. Aunque también es verdad que muchas de las casas de la España vaciada llevan años sin inquilinos y necesitan una buena mano de pintura o, incluso, una reforma parcial o integral de la vivienda. Es en este punto cuando se torna realmente imprescindible contar con una empresa de confianza que realice la obra en el menor tiempo posible, pero con una gran calidad.

Cuando compramos una casa vieja, su belleza es indescriptible y su aspecto rústico resulta altamente atractivo. Sin embargo, los tejados de estas casas suelen necesitar una buena mano de obra y, además, en muchas ocasiones estancias que anteriormente se dedicaban a trasteros o desvanes, acaben ahora convertidos en habitaciones o estudios. Es por ello lo que desde Cubiertas Estévez nos dan una serie de consejos que tenemos que tener en cuenta a la hora de reparar esta parte tan importante de la vivienda:

  • Los materiales utilizados deben de ser ligeros, con el objetivo de que no se sobrecargue de peso la estructura antigua del edificio.
  • Los sistemas a colocar deben de ser simples, de manera que permitan trabajar ágilmente y de forma segura.
  • El punto más importante probablemente sea el de obtener la máxima garantía: lo mejor es utilizar productos y sistemas garantizados para asegurar que la rehabilitación es definitiva y no se va a venir abajo en un periodo corto de tiempo.
  • Y en cuanto a la estética, es muy importante mantener una estética acorde con el entorno que les rodea. Además, en el caso de los edificios históricos, en ocasiones es muy necesario respetar la imagen tradicional del edificio.

Otros elementos como el suelo de la casa también pueden necesitar una reforma. Bien porque tiene un parqué viejo y desgastado, bien porque las baldosas están algo rotas… Y, además, es muy importante revisar el estado de la caldera y de las diferentes tuberías de la casa antes de entrar a vivir en ella, ya que es muy probable que después de tanto tiempo sin usarse requieran de un mínimo de mantenimiento.

Y en el caso de que la vivienda cuente con un terreno, será esencial contar con una desbrozadora o cualquier otra herramienta de trabajo de jardín para cortar todas las malas hierbas que hayan crecido y acondicionar el espacio a uno acorde donde se pueda vivir.

La compra de vivienda en 2021, en datos

Si el año pasado fue el del inmovilismo, el de quedarnos en casa y el de no consumir nada más que productos esenciales, 2021 está suponiendo el ‘boom’ de otras muchas industrias que quedaron paralizados a consecuencia de la aparición de la pandemia de coronavirus. Así, en marzo de 2021 la compra de viviendas se disparó un 83,7% con respecto al mismo mes de 2020 y, además, los datos también muestran que los precios se abarataron un 4,7% en relación a los precios de las viviendas registrados en 2020. Así, estamos hablando de un total de 59.692 transacciones y la concesión de préstamos para hipotecas para comprar una nueva vivienda se ha situado también en un 75,5%.

En marzo de 2021, además, el precio medio del metro cuadrado se situó en 1.384 euros/m², mientras que, en el mismo mes, pero del año 2020 ese precio estaba fijado en los 1.570 euros/m². Y por provincias, donde más bajó el precio de la vivienda fue en Extremadura, La Rioja, Cantabria y Navarra, frente a Baleares, Aragón, Canarias, Murcia y la Comunidad Valenciana, que han sido las comunidades donde más ha subido el precio de la vivienda.

Y llegó el verano sin colegios

Y como todos los años se acercan las fechas en las que los padres se vuelven locos buscando campamentos o escuelas de verano donde poder dejar a sus peques mientras ellos trabajan. Y es que la sociedad está mal organizada, lo mires por donde lo mires, y no termino de entender cómo nadie hace nada al respecto.

Los colegios acaban en junio, pero los padres tienen que seguir yendo a trabajar en julio y agosto a excepción de las vacaciones que puedan cogerse y eso significa que hay dos meses en los que los niños no tienen clase y deberían disfrutar del verano, pero en muchas familias no hay quien se pueda hacer cargo de ellos.

Los que tienen la suerte de tener abuelos en edades activas y sin problemas de salud podrán quedarse con ellos, si así aceptan sus padres, pero hay muchas familias que viven en diferente ciudad que los abuelos, o en las que los abuelos no pueden hacerse cargo de los niños e incluso, y por desgracia, en las que los abuelos ya han fallecido. ¿Qué hacemos entonces con los peques? Pues volvernos locos buscando actividades en las que apuntarlos

Muchos colegios, como nos indican desde AEM, Actividades Extraescolares en Madrid, contratan monitores para abrir en julio en una especie de escuela de verano en la que practican natación, dibujo, juegan al aire libre y realizan actividades lúdicas todas las mañanas, de lunes a viernes, normalmente de 9 a 14:00. Pero apuntar a tu hijo o hija a este tipo de escuela suele tener un coste mínimo de unos 350 euros, y si tienes dos hijos o más la cosa va subiendo.

Si salimos de la idea del colegio y optamos por la escuela de verano que ludotecas privadas suelen poner también a disposición de sus usuarios, el precio del mes se puede disparar tranquilamente hasta los 500 euros, así que habrá quien acabe trabajando el mes de julio solo para pagar las escuelas de verano de sus hijos y por tanto, tendrá que pagar facturas y comer de los ahorros que hayan podido generar a lo largo del año.

¿Y en agosto?

Pero ahora llegamos al mes por antonomasia, agosto. Y es que mientras que en julio algunos colegios organizan actividades y escuelas de verano y las ludotecas también ofrecen sus servicios, e incluso las guarderías y escuelas infantiles, en agosto todos bajan la persiana y los padres se encuentran con que, ni pagando, consiguen encontrar un centro especializado que se haga cargo de sus hijos mientras ellos están en horario laboral.

Increíble, ¿verdad? Pero así es.

Debido a ello están surgiendo grupos de padres en las escuelas que proponen la organización de viajes, con monitores que quieran seguir trabajando en agosto e incluso con otros padres que tengan la posibilidad de librar 15 días o todo el mes, en los que se organizan actividades para los niños al tiempo que se les ofrece un poco de aire libre lejos de las grandes urbes y el mundanal ruido de las calles.

Y es que este tipo de cambio de aires suele venir muy bien a los pequeños, mejor de lo que pensamos a veces, el problema es conseguir la economía y la organización necesaria ocmo para llevarlos a cabo.

En mi caso, se han creado tres grupos en el colegio de mis hijos. Dos en los que solo van monitores como adultos responsables y otro, el de mi hijo, en el que van a ir dos monitores y una familia al completo, con sus papás.

El grupo de mi hijo, en el que van a ir 15 niños, va a realizar una ruta en autobús. La primera parada es en Albacete, en Nerpio. Se van a alojar en El Cortijo el Sapillo durante 5 días, una casa rural en la que ofrecen diferentes actividades como  senderismo, espeleología, tiro con arco, tirolina, paseos en bicicleta e incluso pesca (aunque para esto último se requiere permiso).

Después volverán a subir al bus en dirección al sur, hacia Granada. Allí se alojarán en  un complejo de casitas de madera donde se dividirá un monitos con 5 niños por cabaña, y luego la familia de padres del cole con sus dos hijos y tres niños más en otra. Allí también harán actividades con Ecoactiva Turismo, tales como barranquismo, piragüismo, paintball, senderismo de nuevo y multiaventura. Luego, tras 4 días más allí, regresarán a casa.

El viaje, a pesar de todo lo que conlleva, nos sale por unos 300 euros que es dinero, sí, pero al final merece mucho más la pena que la escuela de verano y de todos modos aunque quisiéramos que se quedase aquí no podríamos hacerlo ya que, como he adelantado, todo cierra en Agosto.

 Al final, entre Julio y Agosto, cada familia se puede llegar a gastar unos 800 euros por niño, así que como tengan dos o tres nos metemos en un dineral que no todos podemos abarcar y ante una situación así ¿qué haces? Al final tenemos que tirar de amistades, familiares e incluso de conocidos cuando creo, firmemente, que el Estado debería hacer algo al respecto.

Y es que no somos unas pocas familias las que tenemos el problema, es prácticamente toda la población con niños de corta edad, de entre 0 y 12 años, quien tiene que lidiar con esto cada año hasta que los pequeños sean lo suficientemente maduros como para poder quedarse solos en casa unas horas mientras sus padres están en el trabajo. Y yo, tengo suerte, porque al menos dos semanas de agosto las tengo de vacaciones, pero quien no puede cogerse vacaciones en verano su dilema es aún mayor.

Luego quieren que tengamos hijos, que aumente la natalidad para mejorar la calidad de vida en nuestro país ya que una población envejecida supone un gasto económico brutal, por no hablar de que también supondría un problema logístico enorme. ¿Pero cómo vamos a tener hijos si cada dos por tres hay un problema diferente. La economía, por supuesto, es el primero, pero también lo es la vida profesional de cada uno y cosas como esta, que a priori no es nada decisiva, suponen un bache más para poder ampliar la familia.

Si pienso en tener un segundo bebé y en tener que pagar el doble en verano para poder quedarme tranquila con que estarán bien cuidados mientras yo trabajo, acabaría por tener que invertir todo mi sueldo completo de un mes en ello, y para muchas familias eso no es una posibilidad si quieren seguir pagando sus facturas.

Así que, ¿qué hacemos al respecto? ¿Seguimos como estamos o empezamos a  movernos buscando una solución, o unas ayudas, que nos pongan las cosas más fáciles?

Aún estamos peleando por conseguir la gratuidad de la educación en niños de 2 a 3 años, aunque soy de las que opina que cualquier niño debería poder acudir a una escuela infantil, a partir de los 4 meses que es cuando acaba la baja laboral del padre y la madre, de forma gratuita y, obviamente, en nuestro país no es así.

¿Alguna idea al respecto?

¿Cuánto cuesta una residencia para personas mayores?

Durante la pandemia se ha demostrado que las residencias para personas mayores son lugares esenciales. Allí es donde ellos han estado más seguros que nadie Y aunque al principio costó mucho controlar el bicho, desde el primer momento se comprobó la profesionalidad de todas las personas que allí trabajan. Ahora, con la vacuna parece que ya se ve el final del túnel, y nos alegramos por ello.

Por eso, son muchas las familias que se preguntan cuánto cuesta una residencia de personas mayores. Pues bien, como pasa con todas las cosas, algo no es barato o caro, es simplemente la necesidad que tengas, y los beneficios que quieras tener. Quizás para una familia 1.000 euros es mucho dinero, pero cuando compruebas todos los beneficios y seguros que tiene tu familiar, pues piensas que es barato. O al revés. Nosotros tenemos una serie de datos facilitados por Inforesidencia que pueden servir de ayuda o de asesoramiento.

El precio medio de una residencia geriátrica privada en España es de 1.777,62 €/mes, pero claro, hay que analizar el lugar donde tú vives.

Las diferencias de precios entre comunidades autónomas llega al 40%. Siendo el precio más alto en el País Vasco y el más bajo en Castilla la Mancha. Es decir, que no puedes pensar que vas a pagar lo mismo en una residencia de un pueblo de Cuenca que en la misma San Sebastián.

El precio de las residencias privadas en España se ha reducido en un 3% desde 2014 lo cual, supone que, teniendo en cuenta la inflación, una bajada del 2% en los últimos tres años.

El 11% de los que buscan residencia están dispuestos a pagar cifras superiores a 2.000€/mes. El 63% pagaría menos de 1.500€.

A partir de los datos de los datos de las residencias asociadas a finales de Noviembre de 2014, sabemos que el precio medio de una plaza en una residencia geriátrica privada en España es de 1.777,62€/mes  (eran 1.829,81 €/mes en 2014 y 1.710€ al mes en 2009) una cifra que se obtiene al ponderar los precios por tipo de habitación y el número de residencias que los ofrece según su tamaño. Este precio se ve incrementado por el 10% de IVA.

Andalucía            6.476     1.589,42 €

Aragón 1.874    1.498,25 €

Asturias               533        1.608,85 €

Canarias              850        2.029,57 €

Cantabria            393        1.851,28 €

Castilla La Mancha          1.773    1.291,79 €

Castilla León      3.802     1.495,34 €

Cataluña              23.954 1.830,85 €

Extremadura     422        1.316,67 €

Galicia 5.168    1.739,58 €

Islas Baleares     727        1.811,03 €

La Rioja                490        1.928,33 €

Madrid 16.912 1.858,67 €

Murcia 717        1.624,52 €

Navarra               1.624     2.022,44 €

País Vasco           1.825     2.268,90 €

Comunidad Valenciana 3.502    1.441,42 €

Una visita a una residencia

Con estos datos sobre la mesa, lo mejor, como suele pasar es verlo en primera persona. Por eso, nosotros hacemos una visita a la Residencia Nuestra Señora del Rosario, expertos también en el servicio de ayuda a domicilio en Valladolid, para saber cómo es la forma de vivir, los profesionales que tienen, y las instalaciones.

En este caso, la Residencia de ancianos Nuestra Señora del Rosario en Valladolid se encuentra en una zona privilegiada en pleno corazón de la ciudad. Ubicada en la calle Independencia 6 y 8, está a 5 minutos de la Plaza de España, el Campo Grande, la estación de ferrocarril y alta velocidad AVE. Las instalaciones cuentan con un jardín privado de 600m2. En su entorno podemos encontrar todo tipo de servicios; bancos, supermercados, cafeterías…

Las instalaciones

La Residencia cuenta con un jardín privado de 600 m2. Las instalaciones son cómodas y funcionales, completamente adaptadas a los residentes, en un entorno tranquilo y seguro que garantiza un alto nivel de calidad de vida. Son 38 habitaciones dobles e individuales, con baños adaptados, camas articuladas, intercomunicadores con enfermería, TV, teléfono, y wi-fi. Con el confort que nuestros mayores reclaman y se merecen.

Además cuentan con muchos servicios que hacen la estancia una maravilla, por ejemplo, despacho Médico, Sala de Enfermería, Botiquín, Recepción, Oficina de Administración y Despacho de Dirección. Amplios salones de lectura y TV, Sala de juego, Sala de terapia ocupacional, Biblioteca, Capilla, Peluquería, Comedor, Podólogo. Y por supuesto, una alta cocina de elaboración propia, donde cada residente puede optar por su menú más adecuado.

“Buscamos ante todo el bienestar del mayor, esa es nuestra principal filosofía, por ello ponemos a su disposición unas amplias y acogedoras instalaciones, alta cocina de elaboración propia, un servicio de calidad y un equipo humano entregado a su cuidado”, nos explican desde el centro.

Y ahora ya sabiendo esto, es elección de cada uno pensar si una residencia para personas mayores es cara o no. Lo que sí está claro es que es calidad de vida.

La mala salud bucodental impide a miles de españoles disfrutar de la comida

Las pequeñas (o grandes) reuniones familiares, de antiguos compañeros de instituto o Universidad o simplemente de amigos forman parte de aquello que conocemos como «pequeños detalles que garantizan la felicidad». Pocas cosas hay más ciertas que esta. Y es esta es una de las mejores maneras de combatir el estrés, la ansiedad o la depresión que nos causa el día a día, la rutina y los quehaceres diarios. Desde luego, siempre es conveniente tener una reunión de este tipo cada cierto tiempo. Y es que esos contactos sociales son fundamentales. Es lo que estamos esperando retomar tras el coronavirus.


En reuniones como esas, lo más habituales es que la quedada sea para comer o cenar. Lo podemos hacer de muchas maneras: reservando un restaurante, un pequeño bar que nos traiga buenos recuerdos, en casa de alguien o en un entorno al aire libre. El caso es que, sea como sea, parece todo listo para que podamos disfrutar de un día de ocio y repleto de recuerdos, alegrías y grandes reencuentros. Y sería una verdadera lástima que cualquier imprevisto nos arruinara un momento así. Pues bien, eso es lo que puede suceder si no cuidamos de nuestros dientes: que nos empiecen a generar problemas cuando estamos «en todo lo alto».

Esto que os hemos comentado seguro que os ha pasado a alguna vez a vosotros o a alguien de vuestro círculo cercano. Es algo habitual en España teniendo en cuenta que no solemos cuidar en demasía de nuestra boca o nuestra salud dental. Este, que es un problema de calado, es un asunto del que todos y todas deberíamos ocuparnos un poco más porque nos puede chafar esa reunión y ese momento que tanto hemos esperado. ¿Os imagináis que no podéis degustar algo de lo que tenemos preparado en esa comida tan especial por culpa de los problemas de vuestra boca? Pocas cosas tienen que fastidiar más que esa.

Todo el mundo adora esas reuniones en las que, junto a la familia, amigos o compañeros de trabajo o de estudios, disfrutamos de una buena comida o cena. Se trata de una de esas cosas que nos permite seguir considerando nuestra vida como algo feliz y pleno. Sin embargo, y por desgracia, son muchas cosas las que nos pueden hundir un momento tan especial. Y, en opinión de los profesionales de la clínica dental Plaza Prosperidad, la mala salud bucodental de los españoles es una de ellas.

¿Qué alimentos tenemos que evitar y qué nos puede pasar?

Se trata de dos de las preguntas típicas de aquellas personas que sospechan que empiezan a tener problemas bucales. Vayamos por partes: en primer lugar, vamos a ver qué nos dice una noticia de La Vanguardia al respecto de esos alimentos con los que debemos tener cuidado:

  • Los cítricos, que son dañinos para los dientes y que generan problemas en «zonas de higiene difícil o esmalte débil».
  • Las bebidas con gas carbónico añadido, puesto que este tipo de gas es realmente ácido.
  • El vino, porque sus taninos tiñen la placa dental.
  • Los caramelos, porque el azúcar es un causante principal de la caries.
  • Los carbohidratos refinados como el pan, las galletas o la pasta, que también contiene azúcar.

¿Y qué factores perjudiciales podemos tener a la hora de no cuidar de nuestros dientes?

  • Podemos padecer halitosis, con la imagen tan negativa que eso da de nosotros y nosotras.
  • En caso de que seais mujeres, podemos tener un embarazo prematuro.
  • El riesgo de sufrir artritis se multiplica.
  • Es más probable que tengamos un infarto de miocardio.
  • Se puede acelerar una enfermedad como la diabetes en nuestro cuerpo.
  • Las lesiones musculares se multiplicarán en caso de que seamos deportistas.
  • Se puede incrementar, también, el número y la intensidad de los dolores de espalda.
  • Podemos acabar con gastritis crónica.

Como veis, no es un buen plan mantener a nuestros dientes al margen de la buena salud y de la higiene personal. No hay ni una sola ventaja y los inconvenientes afloran por todas partes.

Nuestra salud bucodental es realmente importante a la hora de disponer de un bienestar lo más completo posible y disfrutar de esos pequeños momentos que nos deja la vida y que, aunque no son muchos, nos dan el aire suficiente como para encontrar un motivo para desafiar a la rutina. Y, desde luego, no existe sensación peor que tener que perdernos esos momentos o no poder disfrutarlos al máximo por culpa de un dolor de dientes. La verdad es que todo el mundo tiene derecho a poder disfrutar de situaciones así, pero también debemos poner de nuestra parte y cumplir con todos los requisitos que son necesarios para ello. Y una salud en nuestros dientes es clave en ese cometido.

Cómo se preparan las recetas más ricas de café

El café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo. Disfrutar de un café caliente recién servido es una auténtica delicia y da energías para poder enfrentar el día. Existen multitud de recetas diferentes de café para todos los gustos. Desde el tradicional café espreso, pasando al cortado. Pero también hay algunas recetas mucho más elaboradas con ingredientes como espuma de leche, canela, chocolate o siropes. Y en este artículo vamos a explicar como se preparan las recetas más ricas de café. Las hay para todos los gustos, pero tienes que ser un amante del café y del dulce para probarlas.

· Café Dalgona

El café Dalgona es una receta de origen coreano que se ha puesto de moda en las redes sociales. Es un café muy dulce, por lo que si no te gusta el azúcar olvídate de este café porque te va a empalagar. Los ingredientes necesarios para su elaboración son café instantáneo o soluble, azúcar, leche y agua caliente.

¿Y cómo se prepara? Pues es bastante sencillo. En un cuenco o vaso añades dos cucharadas de café instantáneo y dos de azúcar. Sobre estos ingredientes hay que verter agua caliente y batir hasta conseguir una masa esponjosa y bastante espesa al mismo tiempo. Ahora debes coger una taza o vaso, mejor de cristal ya que es donde se va a servir la bebida y este café destaca por su estética, así que hay que mostrarla. En el vaso o taza escogida añade leche, la puedes servir fría o caliente, como tú prefieras. De leche tendrías que poner aproximadamente unos tres cuartos del recipiente. Y tras la leche hay que poner la espuma de café y azúcar que ya hemos creado. Como decíamos, la principal característica de este café es la estética, ya que se diferencian muy bien las dos partes, la de leche blanca y sobre ella la espuma de café de color marrón. Pero antes de degustar tienes que mezclar bien todos los ingredientes de la bebida. Pero si quieres instagramear el momento haz la foto antes de la mezcla.

· Café bombón

El café bombón es otra receta solo apta para los paladares más dulces. “El café bombón es café espresso sobre base de leche condensada que se suele servir en taza de cristal”, explican desde El Molí Pan y Café, una franquicia de panadería y cafetería donde elaboran unos cafés de escándalo. Como veis, preparar un café bombón no es nada complicado. Primero se añade la leche condensada, después el café y a disfrutar.

· Capuchino

El capuchino es una receta de café muy popularizada y conocida en todo el mundo. Se prepara con café, leche, azúcar y cacao en polvo. La elaboración es muy sencilla. Lo primero que tienes que hacer es preparar una taza de café. Ahora deberías añadir un poco de azúcar al gusto. El siguiente paso es calentar la leche e intentar que tenga espuma. Existen varios instrumentos para conseguir esta ansiada espuma, el más común son las varillas o el espumador de leche. Ahora coge la taza en la que quieres degustar esta bebida y añade un tercio de café. Después vierte la leche hasta llenar la taza. Y sobre la espuma añade un poco de cacao en polvo. Y ya tendrías listo tu capuchino. Si le quieres dar un toque diferente puedes añadir también un poco de canela.

· Frappelatte

El frappellate es la opción perfecta para los amantes del café frío o para degustar en verano. La manera tradicional de elaborar este café es agitando agua fría con café instantáneo hasta conseguir una mezcla con ligera espuma. Aunque existen muchas formas de elaborarlo, pero los ingredientes principales son café, leche y hielo.

Para la receta que vamos a elaborar necesitaremos hielo, café, leche y azúcar. El primer paso para elaborar el frappé es hacer el café. Al café se le añade azúcar al gusto y hielo picado y se mezcla muy bien. Ahora tenemos que conseguir espuma con la leche para coronar la taza. Y ya tendríamos listo el frappé. Es una receta muy sencilla que permite degustar esta delicia en casa con los mínimos ingredientes. Pero también puedes añadir sirope de chocolate o un toque de canela para hacerlo todavía más rico.

Esperamos que este artículo con las recetas y elaboración más ricas de café, o al menos más dulces, os ayude a poder degustar un delicioso café en vuestras casas. Son unas recetas muy sencillas y seguro que tenéis los ingredientes necesarios por casa. Así que solo falta ponerse manos a la obra.