Una gastroenteritis te puede fastidiar una noche única

Seguramente que alguna vez os ha ocurrido ir a una fiesta o de cena con los amigos y regresar a casa fatal, hecho un verdadero trapillo. A mí me pasó no hace mucho, cuando celebrábamos la despedida de soltero de uno de los miembros de nuestra pandilla, lo teníamos todo súper planeado y organizado, sería genial. Como era invierno y por eso de ir bien abrigados, decidimos que acudiríamos todos a la cena ataviados con trajes de caballeros medievales. En ese momento pensamos que nos habíamos venido arriba y que no sería fácil encontrarlos, pero por suerte navegando un poco por la red nos encontramos con la web de Eviltailors, una empresa enfocada a dar servicio a todos aquellos amantes de los mercados medievales, bodas, espectáculos, recreaciones de batallas históricas, etc. y que ahora os recomiendo, dado que su trato fue exquisito desde el primer momento, lo cual nos facilitó mucho la despedida de soltero. 

Y es que para aquella noche teníamos todo planeado para que fuese genial con nuestros trajes medievales, pero al final el resultado no fue lo que esperábamos, al menos para mí, ya que pronto comencé a tener náuseas, vómitos frecuentes, dolor de cabeza, molestias o dolor en el abdomen, diarrea acuosa con varias evacuaciones al día, debilidad, cansancio… En definitiva, los claros síntomas de una gastroenteritis, o lo que es lo mismo una inflamación del revestimiento del estómago, el intestino delgado y el grueso, causada por un virus, lo que provoca una infección que puede propagarse a través del contacto de una persona infectada, o por ingerir alimentos o agua contaminada.

La gastroenteritis viral es aguda, lo cual significa que ocurre repentinamente y dura poco tiempo. Así, por lo general se estima entre uno o dos días. La mayoría de las personas se recuperan por sí solas, si bien, en determinadas ocasiones puede causar síntomas más severos pudiendo alcanzar incluso una duración de hasta diez días.  Como consecuencia de ello las personas que la sufren pueden perder el apetito durante un corto tiempo, y, cuando este regrese, se puede volver a una dieta normal, evitando la leche, productos lácteos, alimentos con un alto contenido en grasa, bebidas azucaradas y con cafeína.   

Las personas que pueden tener más riesgo de contraer una gastroenteritis son:

  • Los bebés o niños de corta edad. Debido a que su sistema inmunitario no está totalmente desarrollado. 
  • Las personas mayores. El sistema inmunitario de las personas mayores se va debilitando con la edad.
  • Personas de cualquier edad con un sistema inmunitario debilitado. Como consecuencia de algún tipo de enfermedad o tratamiento médico, como las personas con sida, con tratamiento de quimioterapia, radioterapia, etc.

Algunas de las medidas que se pueden tomar para evitar contraer la gastroenteritis son:

  • Lavarse bien las manos con agua templada y jabón, frotando al menos durante 20 segundos, especialmente antes de tocar, preparar o comer alimentos, después de ir al baño o cambiar los pañales de un bebé o de una persona anciana.
  • Si alguien tiene gastroenteritis, evita el contacto con esa persona o compartir utensilios como platos, vasos, cubiertos o incluso toallas.
  • En caso de viajar a países en vías de desarrollo se debe procurar beber solamente agua embotellada, evitando la utilización de cubitos de hielo en la bebida ya que pueden estar preparados con agua contaminada, y por el mismo motivo evitar así mismo comer alimentos crudos como lechuga, tomate, fruta pelada, etc. pues pueden estar lavados con agua contaminada o haber estado en contacto con manos humanas con escasa higiene.   

La principal complicación de una gastroenteritis severa es la deshidratación o lo que es lo mismo una pérdida importante y grave de agua y sales minerales en el cuerpo, debido a que éste pierde a través de los vómitos y diarrea más líquidos de los que incorpora, por lo que beber agua, bebidas isotónicas, infusiones, zumos o caldos en estos casos se hace totalmente necesario para la reposición de líquidos. Dependiendo de su grado puede ser moderada o grave. Los principales síntomas de una deshidratación moderada o leve son:

  • Mucha sed, con boca seca o pegajosa, y/o lengua hinchada.
  • Dolor de cabeza.
  • Calambres musculares.
  • Orina de color amarillo oscuro o pérdida de micción.
  • Sequedad de piel.
  • Estreñimiento.
  • Mareos o vahídos.

Más allá de lo que os hemos ido mencionando, los principales síntomas de una deshidratación grave son:

  • Irritabilidad, confusión o desorientación.
  • Respiración rápida y latidos cardiacos rápidos.
  • Falta de orina u orina amarilla muy oscura.
  • Inconsciencia o delirio.
  • Presión arterial baja.
  • Sed extrema.
  • Piel seca, arrugada y menos elástica de lo normal. 

¿Quiénes son las personas que más pueden sufrir una deshidratación grave?

Las personas que han sufrido una insolación, los ancianos o personas con determinadas enfermedades como diabetes, presentan un mayor riesgo de sufrir una deshidratación grave, necesitando en este caso una atención médica urgente. 

Conoce más sobre el sarro dental

En este artículo queremos que se conozca mejor lo que es el sarro. En la Clínica Dental José Luis Cano creen que si la gente estuviera más informada no dudarían un solo instante en tomar cartas en el asunto y acudir a un profesional.

¿Qué es el sarro?

Es la calcificación de la placa dental. Lo que ocurre es que los restos que se acumulan de alimentos, unidas a las propias bacterias que están en la boca lo que hacen es ir formando placa dental. Cuando la placa no se retira, si se mezcla con saliva y minerales, se forma una costra de gran dureza, calcificándose la placa y formando el sarro.

Al formarse el sarro tiene un color blanco, pero según avanza el tiempo va pasando a ser amarillo y después marrón. Uno de los síntomas más claros de que haya sarro, uno de los grandes síntomas es el mal aliento o halitosis.

¿Cuáles son sus causas?

Como causa principal está el que no se elimine la placa después de comer. El sarro se acumula en los dientes, justo en el hueco entre ellos y la encía. Además de que también se puede unicar en ellas.  Lo normal es tener sarro en los sitios donde es más complicado limpiárselos bien, caso de la parte trasera de los dietes inferiores.

Eliminación del sarro

Uno de los factores determinantes que nos puede predisponer a que se forme el sarro es el propio ph de nuestra saliva, que no es idéntico en todas las personas. Cuando tenemos un elevado ph, es más probable que seamos mucho más sensibles a la caries que debilita el esmalte.

¿Cómo podemos prevenir la placa y el sarro dental?

Lo mejor es cuidar la higiene dental, así podremos eliminar los restos de alimentos después de comer.+

El cepillado de los dientes, unas 3 veces diarias es básico, lo mismo que cepillarse la lengua y las encías.

Utilizar hilo o seda dental, de cara a que no queden rincones con suciedad.

Mejor no estar picando entre horas.

¿Qué remedios caseros hay?

Algunos de los más interesantes son aquellos en los que se cepillan los dientes con bicarbonato o utilizar agua oxigenada, pudiendo producir problemas serios, tanto a medio como a largo plazo.

Cuando tenemos una higiene adecuada, vas a evitar la formación de caries y no te olvides de visitar como mínimo la consulta del dentista.

¿Qué consecuencias tiene la acumulación del sarro?

Todo el mundo quiere tener unos bellos dientes, pero lo cierto es que no solo lo estético es lo importante. Recordemos la acumulación nos puede llegar a producir algunos problemas graves:

  • Inflamación e irritación de las encías, la temida gingivitis.
  • El mal aliento, también llamado halitosis
  • Caries que se producen por las bacterias de la placas (la periodontitis lo que hace es destruir el hueso, lo que hace que se pueda perder la pieza dental.
  • Problemas a nivel digestivo y cardiovascular

¿Cómo lo podemos eliminar?

En el momento en el que el sarro se endurece, la forma en la que podemos eliminarlo es mediante la limpieza dental, que la tendrá que hacer un profesional en su clínica dental, el denominado higienista dental.

Hablamos de una limpieza dental que es indolora totalmente y que se llevará a cabo sin anestesia. Se hace de manera manual y con la ayuda de ultrasonidos que desprenderán el sarro del mismo diente.

Las limpiezas dentales no duelen y se hacen sin anestesia. Se hacen manualmente y con ultrasonidos que van quitando el sarro del diente. Para los pacientes que tengan sensibilidad dental es posible que pueda llegar a molestar, por lo que se suele poner un spray de lidocaína a fin de insensibilizar la zona con anestesia local.

Cuando el paciente tenga una enfermedad de encías más avanzada, hay que hacer un raspado del diente, para poder limpiar el sarro que esté acumula debajo de la propia línea de las encías o en las bolsas periodontales. Un procedimiento que no duele, pero que pueda ser más molesto.

Como ves, el sarro es un problema que de no afrontarlo puede suponernos graves complicaciones en nuestra salud dental, por lo que merece la pena ser conscientes de lo complicado que es tener una buena salud dental y no afrontar este tipo de situaciones. Una vez dicho esto, lo que recomendamos encarecidamente es ir a las revisiones que te dicte tu dentista y no retrasarlo, puesto que si se va a controlar el estado de nuestra salud bucodental, en muchas ocasiones podremos adelantarnos a otras enfermedades más graves.

Sobre las terapias alternativas

No sé por qué hay quien tiene tanto miedo a probar cosas nuevas, y no hablo de nada dañino, sino de cosas que aunque no funcionen no causan ningún problema. Por ejemplo, si no quieres probar a practicar un deporte no pasa nada, pero tampoco pasa si quieres probarlo ¿verdad? Pues del mismo modo debería ocurrir con las terapias alternativas que no suponen una modificación en el tratamiento tradicional y que, si no funcionan, no causan daño alguno. Ahora bien, ¿y si funcionan?

No es que yo sea una persona muy prolífica a probar terapias alternativas, de hecho no es que yo haya probado muchas, pero me llamó la atención que una conocida muy religiosa llegase a llamarnos la atención sobre un asunto que, en su opinión, era de vital importancia: la iglesia alertaba de que practicar Yoga podía atraer malos espíritus e incluso posesiones. Ante algo así yo me hago varias preguntas, la primera es ¿cómo en pleno siglo XXI alguien puede creerse algo así? La segunda es ¿en qué se basan para decir semejante barbaridad?, la tercera es ¿qué gana la iglesia diciendo esto en contra de esta práctica milenaria? Y la cuarta y última ya es más personal ¿cómo puede alguien pensar que eso tiene interés para mí?

Sea como sea, cierto sector de la iglesia está promoviendo está creencia en base a que el yoga busca conseguir la consonancia con la energía del cosmos, una energía que según ellos podría ser maligna o atraer al maligno al entrar en consonancia con ella. Una tontería digna de ser llevada a película de terror mediocre pero que muchos fieles se creen a pies juntillas, y la prueba es mi conocida.

Todo esto me llevó a pensar que una cosa es prohibir o recomendar no hacer terapias que promueven apartar la medicina tradicional pues, al final, lo que están consiguiendo es que enfermos que pueden seguir un tratamiento beneficioso para ellos dejen de lado esta vía, totalmente probada científicamente, para posar sus esperanzas en algo que puede no resultar nada bien. Sin embargo, si esa terapia no causa ningún daño y el paciente sigue con su terapia tradicional al mismo tiempo ¿qué problema hay?

La Osteopatía

Una de esas medicinas alternativas en las que pensé es la osteopatía, tan apartada en ciertos círculos y tan amada en otros. Según Óscar Díaz, experto osteópata de Alicante, asegura que esta medicina alternativa se ha afianzado en diferentes países como Alemania o Inglaterra, mientras que en España no termina de despegar por culpa de la cantidad de prejuicios que hace la sociedad, y muchos expertos. No obstante, no tiene contraindicaciones, aunque siempre podemos consultar previamente con nuestro médico de cabecera para asegurarnos si seguir un tratamiento osteopático podría traernos consecuencias negativas.

La homeopatía

Lo mismo ocurre con la homeopatía. Mientras que en muchos países está más que afianzada y se usa de forma genérica, en España hay quien mira con recelo esta disciplina que, aunque no creas en ella, tampoco causa daño alguno siempre y cuando no se abandone el tratamiento tradicional.

El tantra

Hay quien considera el tantra un medio de vida, tal y como nos indica Maite Domenech, pero también hay quien piensa que puede ser una terapia sexual entre la pareja. Sea como sea, ¿qué daño puede causar un masaje erótico cuando ambos participantes están de acuerdo en practicarlo? Sin embargo, hay quien tacha el sexo tántrico de aberración, y ya no os quiero contar lo que piensa el mismo sector de la iglesia que alarmaba tanto sobre el yoga.

La hipnosis

Que se pueda o no llegar hasta vidas pasadas escondidas en nuestro subconsciente es una creencia que, aunque me parece ridícula, tampoco hace ningún daño así que haya quien quiera probar este tipo de regresión, pero hablar de la hipnosis como estado de concentración enfocada a mejorar unos síntomas o paliar los efectos de un posible ataque de ansiedad, por ejemplo, además de no causar daño ninguno tiene muchos efectos positivos. Y es que aunque no creas en la hipnosis como tal, sí es fácil creer en que llegar a un estado de concentración que nos permite controlar nuestros impulsos y nos enseña a tranquilizarnos puede traernos una merecida calma que nos ayude a sobrellevar ciertas situaciones.

La acupuntura

La acupuntura es un medio efectivo para aliviar el dolor como, por ejemplo, el dolor de espalda y el dolor de cabeza. La acupuntura también puede ayudar a aliviar el dolor debido a:

  • Cáncer
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Fibromialgia
  • Parto (trabajo de parto)
  • Lesiones musculoesqueléticas (por ejemplo, del cuello, hombros, rodilla o codo)
  • Osteoartritris
  • Artritis reumatoidea

Y si ha higiene allí donde nos practican la terapia tampoco tiene ninguna contraindicación.

Todo esto me lleva a preguntarme de nuevo varias cosas ¿por qué nos empeñamos en temer lo desconocido? ¿por qué aseveramos algo cuando no tenemos ni idea? Y sobre todo ¿por qué no dejamos que cada cual piense lo que quiera sin meternos en medio?