Estética dental, la belleza parte de la boca

La estética es esencial en nuestra vida. Queremos ir con la cara perfecta, el cuerpo de 10 y hasta tener unos pies perfectos. En los últimos años se ha apostado por la estética dental. La sonrisa y su diseño es una de las características más importantes en la imagen de todas las personas, ya seas hombres o mujer. Es por ello por lo que existe una rama de la Odontología que se encarga de potenciar su belleza. La apariencia de nuestra sonrisa se puede mejorar mediante tratamientos de estética dental que incidirán en tu calidad de vida, tu seguridad y confianza.

Carillas

A veces no nos sentimos cómodos con el aspecto y forma de nuestros dientes más visibles. Nuestra imagen y nuestra sonrisa empeoran y la confianza en nosotros mismos disminuye. Son muchas las personas que no se atreven a sonreír en una foto o que piensan que podrían no lograr un empleo por este motivo. En ese caso es el momento de solucionar ese problema con unas carillas de porcelana.

En este caso se trata de unas láminas que se adhieren a la superficie del diente, adaptándose perfectamente a la mordida con una duración de muchos años antes de ser sustituidas por otras nuevas. Muchas personas en la actualidad usan esta técnica que es muy rápida, indolora, no invasiva y con costes muy asequibles que se encarga de corregir ciertas imperfecciones en la sonrisa como, por ejemplo: fracturas, irregularidades en la forma, desgaste dental y manchas en los dientes.

Blanqueamiento

El blanqueamiento dental es un procedimiento que permite mejorar el color de los dientes, volviéndolos más blancos. Nuestro sistema de luz fría de arco completo actuando sobre un microgel de plasma devolverá a tu dentición la blancura original lo que le conferirá una apariencia sana y juvenil.

Este procedimiento ayuda a eliminar manchas en la superficie de los dientes producidas por el consumo de ciertos alimentos y bebidas o por hábitos perjudiciales, como el tabaco. Se trata de un tratamiento indoloro, seguro y muy efectivo, que se realiza en la consulta dental en una sola sesión. Por tanto, podrás salir de la clínica luciendo una nueva imagen.

En los casos más completos, el experto puede recomendar seguir con el tratamiento en casa del paciente, mediante la aplicación de gel blanqueador en férulas personalizadas.

En ocasiones tenemos incisivos, caninos u otro tipo de piezas dentales que por su tamaño o forma desdibujan una imagen adecuada de nuestra sonrisa.

Los tratamientos de estética dental ayudan a corregir este tipo de imperfecciones. Una de las herramientas que se utilizan para mejorar la comunicación entre médico y paciente y obtener los resultados deseados es el Diseño de la Sonrisa, algo que nos explican desde la clínica dental equipo de la Torre“Se hace mediante un programa informático, donde el paciente puede conocer previamente cómo quedará su sonrisa después del tratamiento. De este modo, el experto en estética dental ofrece una explicación mucho más precisa del proceso odontológico y las distintas posibilidades”.

Limpieza oral

Pero no todo va a ser solución de la estética, nosotros también podemos tener una serie de hábitos que hagan que nuestra salud bucal sea la correcta. La limpieza oral ayuda a eliminar el sarro de los dientes, evitando y solucionando distintas patologías bucodentales.

El mal aliento o halitosis es un problema bastante frecuente. Prácticamente la mitad de la población española lo sufre. Algo que es muy desagradable cuando tienes a tu lado a una persona así. De forma ocasional cualquier persona puede padecer halitosis al levantarse por la mañana. Puede ser síntoma incluso de problemas de salud más graves.

En la mayoría de las ocasiones el mal aliento se debe a la descomposición bacteriana de los alimentos en la boca, por lo que su solución consiste en una buena limpieza oral profesional para eliminar esa capa bacteriana que se ha instalado en nuestra cavidad oral. Cuenta con buenos profesionales, si ese es tu caso, para explicarte el problema en una de tus revisiones periódicas.

La sonrisa sigue siendo el mejor escaparate para venderte. Tanto en lo personal como en lo laboral. Muchas veces pongo el ejemplo de una casa. Si tú ves que por fuera todo está sucio, las ventanas rotas y llenas de humedad, la fachada con grietas y el tejado resquebrajado, ¿cómo crees que estará el interior? Blanco y en botella, ¿verdad? Pues con la salud bucodental pasa lo mismo. Si ves a una persona con unos dientes en mal estado, solo hay que pensar como estará el interior de todo.

La limpieza, una cuestión de hombres y mujeres

La limpieza, el orden y la pulcritud son valores que hacen nuestra vida más fácil y que son realmente necesarios en nuestra vivienda si lo que de verdad queremos es tener una cierta calidad de vida. No son pocos los casos que hay en nuestro país de personas que sufren cierta ansiedad a causa de que no viven en un entorno como del que estamos hablando. Y es que mantener limpio el entorno en el que nos encontramos tiene un efecto claro y directo sobre la salud que poseemos. Pruebas hay. Y amenazas, en caso de no hacerlo, también. Tenemos que tener esto bien presente en todo momento. 

Tradicionalmente, se ha asociado con este tipo de labores a las mujeres. Su tardía incorporación al mundo laboral, que comenzó a producirse en los años 80 en España, hizo que, durante buena parte de nuestra Historia, fueran ellas las encargadas del hogar, de los niños y niñas de una familia y de labores más cotidianas. Ese tipo de pensamiento, por suerte, está empezando a cambiar en los tiempos que corren y es evidente que ese cambio es algo necesario en la sociedad en la que vivimos ahora. 

Según una noticia que fue publicada en la página web de la agencia Europa Press, las mujeres en España dedican dos horas más que los hombres, de media, al hogar y a la familia. Es algo que no es cosa del pasado. La noticia, de hecho, fue publicada en el mes de febrero de este mismo año y no cabe la menor duda de que este es un problema que todavía a día de hoy sigue latente y que merece un espacio más que visible en el debate social en el que nos encontramos inmersos. Desde luego, está claro que todavía tenemos muchas cosas que aprender. 

Y es que hay más datos que nos preocupan y que es muy importante que eliminemos en los tiempos que corren. De uno de ellos se hacía eco un artículo publicado en el diario El Mundo el año pasado. Y dice que el 36% de los hombres deja las tareas del hogar al vivir en pareja. Se trata de un problema de dimensiones increíbles. Todavía seguimos asociando a la mujer con las tareas del hogar y es evidente que queda mucho por hacer. Mucho más de lo que nos imaginamos, nos tememos. Pero hay que seguir insistiendo y peleando. 

¿Qué opinan las empresas dedicadas a la venta de productos de limpieza acerca del reparto de tareas del hogar? Hemos querido saber la opinión de, por ejemplo, los principales responsables de Stocknet Vallès, que nos han comentado que, en efecto, todavía siguen siendo las mujeres las que se encargan mayormente de las actividades de limpieza en el hogar. Y lo dicen con conocimiento de causa, puesto que son mujeres las principales clientas del establecimiento. Está claro que todavía hay mucho por hacer en el campo de la equiparación de las tareas del hogar. 

La Administración Pública debe dar un paso hacia delante 

Está claro que es imposible e inviable que se promulgue una ley acerca del reparto de las tareas del hogar. Nadie puede ir a la cárcel a causa de no hacerlas. Pero lo que también está claro es que hace falta una mayor colaboración por parte de las autoridades públicas a la hora de promover ese reparto de tareas y de mejorar la posición social de la mujer, que sigue siendo, a pesar de todos los avances de los que presumimos, relegada a un segundo plano en muchos de los aspectos que rodean a nuestra vida. 

Los diferentes grupos políticos deberían ponerse de acuerdo para tratar de avanzar en este sentido, aunque esto es algo que vemos ciertamente complicado teniendo en cuenta las dificultades que hay últimamente para formar un solo gobierno. Desde luego, una cosa está clara: y es que todavía tenemos que seguir trabajando en cuestiones básicas como lo son salir a la calle, defender los derechos de las mujeres (ya seamos hombres o mujeres) y conseguir, de este modo, una justicia social que, de momento, no es una realidad. 

Quedan muchas cosas por hacer, pero es cierto que vamos avanzando poco a poco. Sin embargo, no hay que confiarse. Tenemos que tener claro que seguimos viviendo en una sociedad en la que la mayoría de las mujeres dedica mucho más tiempo a las labores del hogar que los hombres. Y hay que tratar de equiparar ese asunto. De lo contrario, jamás podremos llegar a ser una sociedad moderna. Ese, desde luego, sería un palo demasiado grande para nuestras aspiraciones como país y como sociedad.