La estremecedora llamada al 112 del padre del bebé que fue asfixiado por su madre

Patrocinados

Hay noticias que te encogen el corazón y te hielan el alma por su crueldad, y que más parecen protagonizadas por monstruos irreales que por personas normales que te puedes encontrar tomando un café o comprando el pan. Noticias que, por desgracia, siempre tienen como víctimas a los más débiles, los niños.

Al regresar a su domicilio, Manuel Pimienta se encontró con el infierno delante de sus ojos: Su mujer estaba sentada con el hijo de ambos en sus brazos. El bebé estaba muerto y ella “como ida” y sin articular palabra. El hombre llamó de inmediato a los servicios de emergencias y les informó que su mujer había dañado a su pequeño: Algo le ha hecho a mi hijo”, pero ya era tarde.

Patrocinados

En la llamada, que pone los pelos de punta, se puede escuchar como Manuel no cree lo que allí está viviendo Dios mío mi vida, mi tesoro, cariño mío! ¡No me jodas, Ale, no me jodas” y como el profesional sanitario que se encuentra al otro lado de la línea telefónica le pide que siga con las labores de reanimación: “Siga haciendo sin parar lo del niño, ¿vale? Sin parar. Venga, siga hasta que llegue el médico, por favor, ¿vale?” 

El padre del niño asegura que el fin de semana anterior mantuvo una fuerte discusión con su mujer y que en los últimos meses peleaban por cualquier motivo: “Llegué a pensar en divorciarme pero no se lo verbalicé”. Por su parte, la madre del bebé, de 18 meses, asegura que se tumbó para echarse la siesta y que cuando despertó se dio cuenta de que había asfixiado al niño. Después intentó suicidarse, sin éxito, y en ese momento fue cuando llegó a casa su marido. La palabra horror se queda muy corta cuando se conocen historias como ésta.

Patrocinados

 

Patrocinados

Patrocinados